Carta abierta 24/08/2017

Carta abierta a Alejandra Barrales Magdaleno

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática

 

El gobernador perredista Graco Ramírez ha instalado en el estado de Morelos la mentira como forma de gobierno para imponer un proyecto de muerte y destrucción que se expresa en violencia, inseguridad, corrupción y devastación de territorios, pueblos y comunidades. 

 

Las evidencias más claras de ello son el nivel de aprobación que actualmente presenta su gobierno y que es del 8.7%, de acuerdo con la última encuesta de México Opina, su negligencia criminal para rescatar a las personas que cayeron en el socavón del paso exprés, así como la constante violación a los derechos humanos, cuyos casos más graves son las fosas clandestinas de Tetelcingo y Jojutla que fueron cavadas por la Procuraduría del estado y abiertas contra la voluntad del gobernador. En relación con Tetelcingo, la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió la recomendación 48/2016 misma que no ha sido atendida. 

 

Ante esta problemática, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), congruente con su vocación de ser una institución socialmente responsable, ha asumido una posición ético-política en favor de las luchas libertarias de pueblos, comunidades, organizaciones y víctimas de la violencia y devastación en Morelos, misma que ha incomodado y desatado una campaña de difamación, persecución y hostigamiento por parte del gobernador en contra de ella.

 

Lo más reciente y preocupante es la perversa retención que ha hecho de los recursos que legal y legítimamente pertenecen a la UAEM, delito que ya fue reconocido públicamente por su propio Secretario de Hacienda. 

 

Esta confesión del Secretario no sólo contradice lo afirmado por el gobernador en el sentido de que esos recursos habían sido ya entregados de manera puntual, sino que confirma la falsificación del documento con el que el gobierno de Morelos acompañó la mentira de Graco.

 

Sabedores del compromiso de su partido con las libertades democráticas y la autonomía universitaria por las que, desde el 68, los universitarios han ofrendado sus vidas, solicitamos su intervención para que de manera inmediata este gobernador fascista, que quiere perpetuarse en su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda, y que avergüenza el ideario político del PRD, libere esos recursos que garantizan la subsistencia de más de seis mil familias de trabajadores y el derecho a la educación de más de 40 mil estudiantes. 

 

No permita que se destruya el proyecto de una universidad socialmente responsable que ha puesto su conocimiento al servicio del pueblo.

 

Por una humanidad culta

Una Universidad socialmente responsable

 

Ciudad Universitaria, 23 de agosto de 2017.